“Cuando el diablo no tiene nada que hacer, mata moscas con el rabo” ¡ qué razón tiene el refranero español! Si a esta idea le añadimos las absurdas modas que se originan a través de las redes sociales y la combinación de una dudosa inteligencia con un carácter intrépido en busca de quién sabe qué, tenemos como resultado el reto de la canela.

En EEUU, pioneros en todo y con una innegable capacidad de sorprender a cualquier mente creativa, se registraron más de un centenar de casos de envenenamiento con un denominador común. No se trata de sustancias prohibidas o toxicas, ni siquiera estamos hablando de algún tipo de droga, sino por de una “inocente amenaza”: la canela

La moda que el año pasado se propagó por las redes del otro lado del charco y que consistía en ingerir una cucharada de canela molida sin tomar ningún líquido en 60 segundos, es digna de mención en nuestra sección. Las consecuencias del reto, por supuesto, también: la ingesta de canela sin agua puede causar asfixia, irritación de la garganta, dificultad para respirar y colapso pulmonar.
En fin, para los que ya calificamos como “vivir al límite” añadir más de un poco de canela al flan, el reto de la canela se ha ganado, por ser a partes iguales irracional y peligrosa, el hueco en la gastrorareza de la semana.