Vitalidad, fuerza y unos aires muy cosmpolitan es lo que transmite el restobar que ha invadido el barrio de Chueca. Se trata de Le Cocó, un espacio preparado para que todo el que entre tenga una experiencia única y diferente. Ya se ha abierto un hueco en el corazón de los madrileños, y no es de extrañar, ya que tiene todos los factores necesarios para captarte al instante.

Desde su fachada azul y blanca al más puro estilo parisino con grandes ventanales hasta el más mínimo detalle de su interior están cuidados con mimo y dedicación. La decoración es obra y arte de la arquitecta Marta Banús, que también ha dejado su sello en El Columpio, el hermano pequeño de Le Cocó. Su refinada ornamentación lo convierten en el local “must have” de la calle Barbieri.

La combinación perfecta y equilibrada de elementos rústicos con otros industriales crea un lugar cálido y acogedor, sin perder los aires vanguardistas propios de todo establecimiento de moda. La luz natural procedente del exterior termina de crear una atmósfera que no te dejará escapar de allí.

Cubre con creces la necesidades de la zona, ya que es un rincón que puedes visitar a cualquier hora y en cualquier ocasión. Desde primera hora de la mañana están sirviendo deliciosos desayunos para los más madrugadores, copas para la hora “after work” y una espléndida oferta culinaria que se basa en la gastronomía mediterránea para derretir el paladar de los comensales en comidas y cenas.

Además de su sala principal formada por mesas comunales y otras individuales, algunas bajas y otras altas y una zona de barra, no nos podemos olvidar de su segundo salón: Situado en la planta inferior encontramos un espacio abovedado magnífico para reuniones más íntimas o celebraciones privadas.

Pero más allá de toda decoración e interiorismo, en su cocina es donde se guarda el verdadero secreto de la conquista. Con la firma del chef Juan Rioja, la carta de Le Cocó es completa y variada. La gran protagonista de los fogones es la dieta mediterránea, algo que se puede apreciar en platos como el huevo poché con crema de patata ahumada y bacón crujiente, o en la tempura de gambas con ali-oli. Perfectos para empezar la velada.

Pero si de verdad queréis activar todos los sentidos tenéis que ir al órdago seguro de la casa y probar la apuesta de la nueva carta de verano. Pescados y mariscos configurados de diferentes formas, que no dejarán a nadie indiferente. Exquisiteces como pulpo a la gallega, chipirón a la plancha con pesto y tomate semiseco, tentáculos de calamar acompañados de mahonesa cítrica, ceviche de corvina con fruta de la pasión o navajas a la plancha con perlas de michelada son algunos de los favoritos.

Y para salir con un dulce sabor de boca nadie puede levantarse de sus asientos sin pedir alguno de los deliciosos postres que cierran la carta. Nuestros favoritos son los pedazos de tarta casera con los que se te hace la “boca agua”.

Dirección: Calle Barbieri,15
Teléfono: 91 521 99 55
Horario: De 00 a 00h. de domingo a miércoles/ De 09 a 02h. de jueves a sábado
Precio medio: 25/30€