Seguro que al leer el título de esta entrada te has parado a pensar, ¿pero qué es eso del “Bowl Food”? No será… Sí, esa idea que se te ha pasado por la cabeza nada más leer las palabras bowl y food juntas es precisamente la que representa este movimiento gastronómico que es desde hace unos dos años tendencia en Estados Unidos. La corriente del “Bowl Food” no es más que presentar la comida en un cuenco en lugar de en un plato llano. Una acción de lo más sencilla que no para de sumar adeptos en todo el mundo y de copar las redes sociales con una amplia variedad de ejemplos.

Sí, esos recipientes de plástico de colores que tenemos por casa se han puesto de moda en el universo gastronómico. Para muchos no son más que el cuenco en el que se ponen las palomitas cuando planeamos una fiesta del pijama para ver los Oscar o Eurovisión, o el envase anónimo lleno hasta arriba de patatas fritas que acompaña a las aceitunas y a las pizzas en la mesa cuando se queda con los amigos para ver un partido que enfrenta a los equipos favoritos en Champions.

Pero por raro que parezca, los bowls o cuencos de toda la vida se han convertido en uno de los platos estrella, y nunca mejor dicho, de la oferta culinaria actual. Curiosamente se trata de una tendencia que no tiene nada de novedosa puesto que en otras culturas como la asiática lo habitual es servir la comida en este tipo de recipientes. A Europa llegó a través de los “Poke Bowls”, que hunden sus raíces en las tradiciones hawaianas y que consisten básicamente en cortar pescado crudo en pequeños trozos, colocarlos encima de una base de arroz, pasta o quinoa y acompañarlos con verduras de temporada. Todo ello, por supuesto, servido en un bowl. Estos “Poke Bowls” fueron la sensación del verano pasado y en Madrid hasta se llegaron a abrir locales destinados exclusivamente a este tipo de elaboraciones, como el Tasty Poke Bar.

Pero pronto esta idea hawaiana abandonó las ensaladas para dar el salto a los yogures, las macedonias de frutas y todo tipo de propuestas gastronómicas que pudieran presentarse en este recipiente hondo. Y es precisamente esta concepción la que supuso el punto de partida de Bowl Bar, la sensación foodie del momento.

Ubicado en el número 28 de la Calle Quintana, Bowl Bar nació de la mano de tres amigos cocineros que se conocieron trabajando en las cocinas de los restaurantes más elitistas de Madrid y que un buen día decidieron dar el salto y crear su propio sello culinario. Gonzalo Hierro, Mario Scheffer y Luis Muñoz son los impulsores de este nuevo restaurante cuya filosofía es provocar una “rebowlución” en el modo en el que entendemos la gastronomía.

De esta forma, en Bowl Bar podrás encontrar todo tipo de elaboraciones presentadas y servidas en cuencos. Tortilla de patatas en bowl, croquetas en bowl, noodles de pollo en pepitoria en bowl, tarta de queso al horno en bowl y un largo etcétera. Todo es susceptible de ser llevado a un cuenco. Pero que esta simpleza no os engañe, la carta de Bowl Bar está plagada de platos que rebosan mimo y mucho cuidado en su elaboración. No se trata simplemente de poner los alimentos en estos recipientes, sino de pensar el mejor modo en el que pueden ser presentados en un bowl, prestando atención a su cocinado y a los diferentes ingredientes presentes en la receta. Se trata de hacer magia en un cuenco.

Son muchos los que, tras haber probado esta tendencia, afirman que la comida sabe mejor si ésta viene servida en un cuenco. No hay ningún estudio científico que avale esta idea, pero lo que sí parece claro es que visualmente optar por esta presentación causa una mayor impresión en los comensales. Y ya sabemos que al comer no solo estamos poniendo en marcha el sentido del gusto, sino también el olfato, el tacto y, por supuesto, la vista. Es por ello por lo que para aprovechar al máximo las posibilidades de esta tendencia en Bowl Bar se ofrecen no solo comidas y cenas, sino también desayunos y meriendas. Porque sí, el tazón de leche con galletas también parece haber dado un giro de 180 grados. Olvídate de lo tradicional y prueba la moda del bowl.