Tras un año con las puertas abiertas ya se ha consagrado como uno de los restaurantes más “cool” de la capital. Su deslumbrante decoración y una cocina llena de sabores han sido los factores determinantes para convertirlo en el nuevo local de moda de Madrid. Estamos hablando de Otto, un lugar lleno de encanto que no deja indiferente a nadie.

No importa cuál sea la ocasión, ya que este establecimiento está preparado para acoger cualquier evento, desde la copa afterwork hasta comidas de negocios aptas para los paladares más gourmets. El horario non stop es un gran atractivo que permite que sea el lugar perfecto sea la hora que sea. Sin duda se convertirá en uno de tus favoritos según atravieses su puerta.

Los detalles están cuidados hasta el último hilo. Y es que para llegar a ser uno de los restaurantes más aclamados de la ciudad es necesario cuidar hasta el uniforme de los camareros. Es uno de esos rincones que te atrapan entre sus paredes envolviéndote en un ambiente único.

El sonido de los hielos tintineando en las copas, la música de fondo y los diferentes espacios que componen Otto, crean un ritmo único que no te dejará salir de ahí. Estéticamente cuenta con la varita mágica de Tomás Alías, que ha conseguido crear una obra de arte dentro de este local. Cuadros únicos adornando las paredes, sillones señoriales e incluso piezas de granito que sujetan la cubertería de cada comensal. Eso sí, sin perder nunca la intimidad y versatilidad.

Nada más entrar encontramos la zona lounge, perfecta para disfrutar de unas buenas copas. Si prefieres ir a comer cuentas con varias opciones: la biblioteca, que es un rincón más informal dispuesto para los más bohemios; un salón al estilo british; un espacio relajante coronado por una gran fuente o un reservado para comidas más formales. No podemos olvidarnos del tequila bar y un acogedor y encantador patio al aire libre que se encuentra en la planta baja.

Pero aparte de ser uno de los locales más trendy gracias a su decoración, donde realmente se encuentra el secreto es entre los fogones. La madurez culinaria de Juan Heley Pérez ha conseguido atraer al público más sibarita. Una cocina tradicional española con tintes sudamericanos y asiáticos son el marco que forman  las cazuelas de esta cocina. Esto unido a una materia prima de primera calidad hace que la explosión de sabores sea única.

Entre las nuevas propuestas que ofrece la carta de Otto podemos encontrar como grandes destacados la presa ibérica sobre cuscús de menta y salsa de tamarindo, las lentejas Beluga (cultivadas en tierra volcánica) con coco y langostino, el tartar de atún y sandía con soja, sake, aceite de sésamo, jengibre y caviar de arenque (que potencia el sabor a mar) o el tournedó con setas silvestres y polenta.

Eso sí nadie puede salir de este restaurante sin probar una de las grandes recomendaciones del chef, se trata del risotto de ciervo con trompetas de los muertos. Un  plato que refleja a la perfección el manejo que el cocinero canario tiene de los arroces.

Dirección: Paseo de la Castellana, 8
Teléfono: 91 781 09 28
Horario: de domingo a jueves de 13.00h a 02.00h. De viernes a Sábado 13.00h a 03.30h.
Precio medio: 50 €
Precio menú del día: 22 €
Servicio de aparcacoches