Aunque seamos unos grandes amantes de la gastronomía española y en concreto, de nuestra cocina madrileña, de vez en cuando uno tiene antojo de dejar viajar su paladar a otros países. Y ¿qué mejor que disfrutar de los países caribeños ahora que empiezan a subir las temperaturas? En este sentido, La Candelita es uno de los mejores exponentes del sabor criollo en Madrid.

Ubicado en la calle Barquillo en Madrid, muy cerca de la concurrida plaza de Chueca, el restaurante internacional ofrece la exótica mezcla de las cocinas peruana y venezolana en un entorno que hace volar a la imaginación.

El estilo colonial y cálido se aprecia desde que el visitante pone el pie en la puerta: techos revestidos de madera, altos ventiladores, bambú, telas y tejidos de colores, retratos del santoral indígena… un autentico homenaje a las clásicas cantinas del Caribe, que respeta incluido ese espíritu relajado y alegre.

El multiespacio ofrece tres ambientes distintos en los que desde primera hora de la mañana hasta la última de la noche: la ronería, la zona que recibe al visitante, transpira un ambiente informal en el que picotear en su barra o en sus mesas altas compartidas de tablero retroiluminado; el rincón lounge, para los afterworks y los cocteles y el copeteo, ofrece sofás y mesas bajas; por último el comedor, diferenciado del resto de espacios por una zona de paso con cómodos butacones de bambú, y por un mágico juego de cortinas, espera con sus mesas a los comensales.

En cuanto a su carta, reinterpreta en clave de tendencia algunos platos clásicos como la degustación de arepas, la polvorosa de pollo, el pabellón o Ropa Vieja , los distintos tipos de ceviches y, por supuesto, el tres leches.

Además, de cara a esta nueva temporada se lanza una nueva carta donde deleitarnos con novedades como Ceviche Piedad, Tiradiro Nikkei , Picanha a la parrilla, Causa de txangurro, Solomillo de cerdo y aguitas de Flor de jamaica , Tiradito de Mercado.

Pero La Candelita no es solo un lugar que visitar a la hora del almuerzo, sino que sus brunchs dominicales tienen una especial importancia, y en el que se degustan entre otros, Panquecas con mermeladas surtidas, mantequilla y miel, Cachapas con queso guayanés, o el clásico desayuno criollo con opción de carne o pisillo de cazón.

Pero los homenajes gastronómicos, sea a la hora que sean, terminan en este local de Madrid con sus espectaculares cocteles a base de ron. Entre ellos, destacan tanto los clásicos como los más atrevidos: Rum Sour, Daiquiris, Mojitos, Pisco Sour o Chilcano estaciones.

En fin, un restaurante en el que perderse mientras se disfruta del verdadero sabor latinoamericano en pleno centro de Madrid.