Un cóctel que en verano refresca y en invierno endulza. Transportando a todo aquel tras el primer sorbo al lugar más exótico y caribeño del planeta, donde el buen rollo se le acaba contagiando a cualquiera.  A base de ron cubano, azúcar, hierbabuena y hielo picado, lo mejor de Cuba también se sirve en Madrid.

Estas son algunas de las propuestas para disfrutar del mejor cóctel traído de una isla, a la capital de la península:

En pleno centro de Madrid se encuentra El Rincón de la Habana (Calle de los Reyes,6). Dos pisos repletos de coches, fotos o carteles publicitarios que te transportan a la isla caribeña mientras disfrutas de su especialidad. Se trata de, como ellos denominan, los auténticos mojitos cubanos.

En María Pandora (Plaza Gabriel Miró,1) la actividad cultural acompaña a los cócteles más sofisticados de la ciudad. Un recital de poesía, una obra de teatro o una exposición de cómics mientras disfrutas de uno de sus refrescantes mojitos, son algunas de las infinidades propuestas que ofrece este local lleno de intelectuales y curiosos que quieren pasar un buen rato.

Cuenta con un ventanal de cara a la calle, un bar coqueto, pequeño pero muy acogedor. Elhecho Bar (Huertas, 56) ofrece ricos cócteles como daiquiris y piñas coladas. Su especialidad son los mojitos que puedes acompañar con unos nachos con queso o unos mejillones y jamón.

Gasset Habana (Calle de José Ortega y Gasset, 69) cuenta con más de 45 años ofreciendo auténticos mojitos cubanos en el antiguo Centro Cubano de Madrid. Ahora lo hace en su propio restaurante que, además cuenta con una terraza muy agradable. Puedes acompañar tu velada cenando alguna de sus especialidades que no defraudan a sus comensales.

Para los más aventureros que quieran descubrir restos de viejas expediciones, en The Geographic Club (Calle de Alcalá, 141) importa más el marco que el lienzo que pintan en el plato. Desde nachos con queso, huevos rotos, jarrete braseado o chipirones a la plancha, sus clientes pueden disfrutar del mejor ambiente para acompañar un picoteo con uno de sus mojitos recomendados, servido con sabor puramente cubano.

La Taberna Angosta (Calle de los Mancebos, 6) cuenta con un local pequeño, pero literalmente, lleno de arte. Sus paredes están llenas de fotografías y cuadros que el espectador puede llevarse a casa por un módico precio y cuya escenografía cambia cada mes. Un lugar tranquilo, con cierto aire bohemio donde se sirve su famoso granizado de mojito, preparado de forma artesanal pero sin dejar de lado todo el sabor del cóctel cubano.

En Macadamia (Calle de María de Molina, 50), uno de los locales de moda de Madrid, la variedad no falta. Lo mismo puedes almorzar, que echarte unos bailecitos. Un plan perfecto para el afterwork donde se puede degustar de su demandado afromojito. ¿El secreto? un toque de canela y algo más, que los hace adictivos.

Sorprendentemente, en Kasanova (Calle del Alcalde Sáinz de Baranda, 44), un restaurante italiano, el cóctel cubano también son uno de sus puntos fuertes. La carta del local cuenta con una apetitosa selección de mojitos como el clásico, el de fresa, o una refrescante versión en forma de sorbete.

La auténtica gastronomía cubana se sirve en La Negra Tomasa (Calle de Cadiz, 9). El local que rinde homenaje a la popular canción de la isla cuenta siempre con música en directo que anima a bailar, entre cóctel y cóctel, hasta al más tímido. Los mojitos están catalogados como los mejores de la ciudad.

Por último, en El Mojito (Calle del Olmo, 6), se abre paso haciendo homenaje al cóctel ofreciendo su dulce sabor en un pequeño local de la capital. Con música para ambientar, son los propios isleños cubanos los que realizan los cócteles, añadiendo un toque más auténtico.