Todos estábamos esperando este momento. El momento de sacar las prendas de verano y hacer planes al aire libre junto a los amigos y la familia. En cuanto salen los primeros rayos de sol los gatos madrileños salen a las calles de la ciudad para recorrerlas en busca de diferentes actividades bajo el cielo de Madrid.

Ya hablábamos en un reportaje anterior de las diferentes formas de disfrutar una barbacoa, uno de los eventos gastronómicos más aclamados en esta época. Pero también hay que destacar otro de los planes más concurridos del verano: irse de picnic. Sacar el mantel de cuadros, el vino y la cesta de comida en alguno de los parques más emblemáticos de la ciudad es un plan irrechazable.

Sin embargo siempre entran las dudas de cuál es el mejor lugar de la capital para realizarlo. Por eso desde sabormadrid.es te proponemos 10 lugares simbólicos de Madrid para que tu picnic se convierta en una velada inolvidable capaz de conquistar cualquier corazón.

PARQUE DEL BUEN RETIRO: Es un lugar idílico para realizar un picnic. Para no perderse dando vueltas por la dimensión del parque, nosotros recomendamos colocarse en torno al Palacio de Cristal. Las vistas a esa joya arquitectónica harán la comida mucho más sabrosa. Otra buena opción es montar el chiringuito en la parte posterior al conocido estanque, esa zona es de las más apetecibles para pegarse una buena comilona.

MADRID RÍO: Es el parque de moda de Madrid, se ha convertido en un gran atractivo para todos los visitantes de la ciudad, y no es de extrañar ya que cuenta con diferentes espacios aptos para el disfrute de diferentes actividades. Para colocar la mesa pop up con la fruta y el vino es muy recomendable la zona del parque de la Arganzuela. Tiene un espacio con mesitas para los que nos les guste estar en el suelo.

TEMPLO DE DEBOD: Es un lugar que guarda magia en cada uno de sus rincones. Se trata de un auténtico templo egipcio en pleno corazón de Madrid que enamora a cualquiera. Está situado en la explanada de una colina con una gran zona verde, por lo que es un lugar perfecto para extender la manta y sacar los cubiertos.

PARQUE CERRO DEL TÍO PÍO: Este lugar  conocido como parque de las sietes tetas deja a los madrileños unas espectaculares vistas de su ciudad. Su nombre es dado por su aspecto, ya que esta formado por 7 colinas perfectas para realizar un picnic. Sin duda es un lugar idílico si se quiere realizar una velada romántica.

CASA DE CAMPO: Este es uno de los grandes clásicos de Madrid. Tiene grandes zonas verdes y un gran atractivo para los aldeanos. Además se puede llegar desde el teleférico, por lo que puedes convertir una cita en un día perfecto.  Los más exquisitos pueden saltarse el código no escrito de los picnics y sentarse en alguna de las mesas habilitadas en lugar de en la hierba.

PARQUE QUINTA DE LOS MOLINOS: Es uno de los grandes desconocidos de Madrid, por lo que se puede andar tranquilamente sin que haya demasiados transeúntes. Es un lugar de cuento, adornado por los colores de las diferentes flores y el verde de la hierba recién cortada. Que no se os olvide llevar las almendras de casa, ya que está prohibido arrancarlas de los almendros que enmarcan los jardines.

PARQUE  DE ANDALUCÍA: Es uno de los favoritos para los habitantes de la zona norte de Madrid. Su estanque presidido por un gran chorro de agua en el que conviven diferentes especies es el gran atractivo del público. Todo el mundo se acerca a dar de comer a los patos u observar las diferentes tortugas. Eso sí, hay que tiene en cuenta que si se acampa junto al lago se tiene visita asegurada. Es la mejor idea para alejarse del ajetreo de la ciudad y adentrarse en la naturaleza.

LAS PRESILLAS: Ahora que llega el calor es bueno estar en remojo. Por eso ir a Rascafría a “picnear” mientras se disfrutan de unos buenos baños es un plan al que nadie puede decir que no. Porque ya es hora de sacar los bañadores y darse un chapuzón en las piscinas naturales de Las Presillas.

PARQUE DEL OESTE: Sus amplias zonas verdes crean un remanso de paz dentro del centro de Madrid. Son muchos urbanitas los que lo eligen como lugar favorito para comer al aire libre. De entre todos sus recovecos nosotros recomendamos el espacio de la Glorieta del General San Martín y los alrededores de la Rosaleda. Seguro que dejas a todos los comensales con la boca abierta.

PARQUE BERLÍN: En pleno barrio de Chamberí, este es uno de los lugares más castizos de la capital para realizar una comida de lujo improvisada. Nunca está de más recoger el chiringuito después de comer y dar un paseo por sus diferentes caminos, que se reparten en 5 hectáreas.