Disfraces, música, desfiles y alegría… Los carnavales son una de las fiestas más divertidas de la agenda, seguro que ya todos tienen preparadas sus caretas para salir a la calle a celebrar este festejo de la vida. Esta festividad de origen cristiano, precede a la Cuaresma, época en la que los devotos deben abstenerse de ingerir carne. Pero antes de pasar a la privación, la sociedad se sume en unos días de celebración en los que ciudadanos se liberan y pueden disfrutar de los placeres culinarios.

Mientras la sardina se entierra, muchos otros alimentos salen a relucir en esta época del año. La matanza del cerdo y la carne están totalmente ligados a la cocina de carnaval, ya que el propio término “carnaval” está estrechamente vinculado con la palabra “carne”. Uno de los productos clásicos es el botillo, con el que se pueden realizar recetas exquisitas como el pastel de botillo o un delicioso revuelto.

Terminando el invierno y con la primavera a la vuelta de la esquina, la naturaleza vuelve a ofrecer una gran riqueza gastronómica donde el vino y los dulces se unen a las carnes y a los embutidos más sabrosos. Sin duda una combinación perfecta para los paladares. La mayoría de las ciudades españolas se unen a esta festividad, y depende donde nos encontremos se pueden ver diferentes tradiciones culinarias relacionadas con el carnaval.

Gastronomía en Madrid

La capital no se queda atrás a la hora de celebrar los carnavales y aunque no se encuentran platos típicos de esta festividad, Madrid se une a las tradiciones gastronómicas de otras zonas de España como las fiollas gallegas de carnaval o los guisos, entre los que podríamos incluir el famoso cocido madrileño, que a pesar de no ser un plato típico de esté día, reúne todas las características para ponerlo sobre la mesa: tiempo de matanzas, días fríos de invierno y, sobre todo, plato familiar de fiesta.

Gastronomía en Cataluña y Cádiz

Mientras en Cataluña destacan platos como el estómago de cerdo relleno de carne picada con huevos, pan y pasas; la empanada abierta y la butifarra blanca, en Cádiz se dan lugar varios eventos culinarios de renombre nacional como: la pestiñada, la erizada, la ostionada, la pulpada, la ortigada, la berzada, o la panizada. Que aunque no son realmente comida tradicional se han convertido en todo un hito de las peñas gaditanas, además las tortillitas de camarones y el pescaíto frito, ganan más adeptos durante esta época.

Gastronomía en Galicia y Asturias

Quizás sean Galicia y Asturias las zonas que más promocionan y mantienen sus costumbres para estas fechas, donde no faltan las típicas orejas de carnaval (dulces hechos a base de harina, huevo, mantequilla y azúcar) o guisos como el cocido de entroido, elaborado con garbanzos, patatas, berzas, repollo, gallina, lacón, rabo, panceta y chorizo.

Gastronomía en Tenerife

Por último cabe destacar los hábitos culinarios durante esta fiesta de Tenerife, la ciudad que ostenta el segundo carnaval más conocido y popular internacionalmente. Las sopas de miel, hechas con pan, miel de caña, canela, matalahúva y corteza de limón; las torrijas, de leche o vino; las tortillas de carnaval, que son parecidas a las sopas de miel, pero con una masa hecha a base de harina y huevo en lugar de pan y Los buñuelos son los platos más típicos de esta zona.