Ingredientes:

750 gr. de solomillo de buey. l cebolla grande.
150 gr. de anchoas.
1 manojito de hierbas aromáticas. 1 limón.
Perejil, sal, pimienta.
6 yemas de huevo.

Tiempo: 20′

Preparación

Trocea la carne en dados gruesos, pícala en la máquina de picar, pasándola dos veces. Ponla en un cuenco y sazónala con las hierbas, sal y pimienta. Forma 6 bolas grandes con la mano y aplástalas hasta que queden como filetes redondos un poco gruesos. Acomódalos en una fuente de servir y forma un hueco en el centro de cada uno, donde colocarás una yema de huevo crudo.

Pela y trincha finamente la cebolla. Corta el limón en ruedas delgadas. Escurre el aceite a las anchoas y pícalas menudas. Forma montoncitos con los picadillos y colócalos encima de las ruedas de limón, adornando con ellos la fuente de los filetes. Coloca ramitas cíe perejil alrededor. Sírvelos acompañados de salsa de tomate, tártara o alguna otra de tu preferencia.

Recuerda que
Para sazonar puedes utilizar hierbas diversas, salvia, albahaca, estragón, etc. La carne que se consume cruda debe ser excepcionalmente fresca: no admite la menor conservación. Encarga al carnicero la mejor calidad. El solomillo resulta tierno y poco graso, aunque caro