Ya empieza la temporada de bodas y comuniones. Un evento de esta envergadura siempre es una buena noticia que celebrar. La alegría de recibir una invitación al enlace de algún ser querido es inevitable. Eso sí cuando se acerca el momento de la verdad comienzan a aparecer los agobios, y es que no solo los novios se apuran con los preparativos sino que los invitados también tienen que lidiar con una serie de preocupaciones relacionadas con el vestuario y con la línea.

Muchas veces hemos podido oír eso de “no puedo comer mucho que me queda una semana para la boda y tengo que ir radiante”. Las dietas pre-boda suelen comenzar con muy poco tiempo de antelación y esto es un gran error. Intentar adelgazar rápidamente produce un efecto rebote en el momento en el que se regresa a los hábitos normales de alimentación. Si privamos al organismo de una ingesta adecuada de calorías, nuestro cuerpo absorberá todo lo que pueda al recibir alimentos.

Ya se sabe que las bodas son un lugar de encuentro en el que la predisposición a “ligar” está en el aire, por eso es comprensible que todo el mundo quiera lucir sus mejores galas. Lo más importante es no obsesionarse con alcanzar un objetivo imposible, más aún cuando falta poco para el evento.

Está claro que en estas cuestiones a todos nos suele “coger el toro”. Si tú también eres de las que han dejado la Operación Boda para última hora tienes que saber algunos consejos para conseguir un cambio rápido en tu línea. No se trata tanto de perder peso, ya que eso tiene un proceso más largo y es recomendable que se haga bajo la supervisión de un especialista, sino de vernos mejor y depurar el cuerpo para ese día tan especial.

Una de las típicas y grandes claves es: beber mucha agua y eliminar los refrescos de la dieta, sobre todo aquellos que contengan gas. Esto permitirá que se eliminen líquidos del cuerpo y que no se acumulen gases en la barriga, logrando que notemos la tripa menos hinchada en muy poco tiempo. Incluir la alcachofa en el régimen también es un buen remedio contra la retención de líquidos y hará que se sienta el vientre más plano.

Es importante dejar a un lado los bollos y las comidas con abundancia de sal durante los días previos al enlace, ya que producen una gran acumulación de líquidos. Lo ideal es intercambiarlos por fruta como la sandía o el melón, que son alimentos que se alían perfectamente con la misión de lucir un cuerpo 10 y están de temporada.

Comer cada 2-3 horas es fundamental para acelerar el metabolismo. Hay que hacer entre 4 y 6 comidas pequeñas al día para conseguir que se active el metabolismo, evitando así la acumulación de grasas. De esta manera se consigue quemar grasas de una forma más eficaz.

Por último recomendamos hacer una cura de desintoxicación. Los zumos de frutas y verduras se han convertido en el nuevo indispensable de las celebrities. Hay múltiples combinaciones y todos tienen grandes propiedades beneficiosas para la salud, por tanto únete a la moda de los zumos detox y aprovéchate de todas sus utilidades.