Ya está aquí la Semana Santa, y en nada llega la Feria de Abril. Una época de celebraciones donde no falta la comida, la fiesta y el alcohol. Las ingestas comienzan a ser excesivas en todos los sentidos y eso acarrea unas consecuencias a nuestro organismo. Olvidarse de llevar la cuenta de las copas es algo muy común, estar charlando y riendo con los amigos y que de repente no sepamos si era la tercera o la cuarta es un ritual que se repite en cada festejo.

Durante la celebración no se le da mucha importancia a eso de perder la cuenta, sin embargo a la mañana siguiente comienzan los arrepentimientos y ese falso juramento de no volver a beber. Dolor de cabeza, boca seca, dolor de estómago y esa sensación de que todo el mundo está gritando. Efectivamente estamos hablando de la temida resaca.

Ese sentimiento de malestar es producido por una deshidratación y una caída del azúcar en sangre.  Esto se debe a una respuesta del organismo como defensa a una intoxicación. El hígado es el órgano principal responsable, ya que es el encargado de eliminar las sustancias tóxicas y el alcohol. Durante este proceso bajan los niveles de líquido haciendo que aparezcan los síntomas de la resaca.

La clave para no sufrir estas manifestaciones del cuerpo sería no ingerir bebidas alcohólicas, en cambio hay muchos que ni siquiera se lo plantean como una opción. Para todos aquellos que no valoran esa alternativa tienen que saber que hay ciertos alimentos que ayudan a combatir la resaca de forma eficaz.

Lo más importante es mantener el cuerpo hidratado, sobre todo en verano que se sufren más los efectos del alcohol. Ir con la botella de agua como si fuera una prolongación de nuestro brazo es una buena idea, ya que hay que devolver al cuerpo todo el líquido que ha perdido para luchar contra la intoxicación que produce el alcohol. También se puede sustituir el agua por bebidas isotónicas, que además van a ayudar a recuperar el sodio que se ha expulsado junto a la orina.

Una opción muy recomendable por los médicos es el zumo de tomate. Ya que es un alimento que contiene vitaminas  del complejo B, que son el mejor aliado contra el malestar producido por las copas. Si eres de los que prefieren una buena ensalada, también es una buena forma de incluir este alimento en la dieta “post-fiesta”.

Ya es hora de darle una oportunidad a los espárragos, sacarlos del fondo del armario de las conservas, y degustarlos tras una noche de excesos. Según un estudio de la Universidad Nacional Jeju se llegó a la conclusión de que los aminoácidos y minerales de este producto son el remedio perfecto contra la resaca. Asimismo protegen las células del hígado contra las toxinas.

Si el estómago lo permite, otra opción es darse un capricho durante esas duras mañanas y prepararse un buen desayuno americano. Los huevos poseen múltiples beneficios contra los síntomas que genera el alcohol, ya que contienen vitaminas del complejo B. Y por si fuera poco, son ricos en cisteína, un aminoácido que ayuda a la recuperación del hígado.

Para completar el “breakfast” se puede añadir bacon, otro de los alimentos clave contra la resaca. Éste tiene una gran cantidad de proteínas que se descomponen en aminoácidos produciendo un sensación de bienestar. Si además lo acompañamos de un zumo de naranja se convertirá en un desayuno infalible, puesto que esta fruta contiene un alto porcentaje de vitamina C y fructosa que ayuda a la metabolización del alcohol.