Cada vez más madrileños utilizan las bicicletas a diario para moverse por el centro de la ciudad. Hoy, 19 de abril, se celebra el Día Mundial de la Bicicleta, y para celebrarlo hemos querido contar su historia y algunas curiosidades.

El mundo entero está hoy de celebración, y en especial, los ciclistas. Esta fecha quedó señalada en el calendario en el año 1985, hace poco más de 30 años, en DeKalb, ciudad del estado de Ilinois, Estados Unidos. El profesor de Universidad Thomas B. Roberts creó el nombre de «Día de la Bicicleta» y lo celebró en su propia casa.

Después de varios años, hizo un anuncio con la fecha y la idea de la celebración, que no era otra que conmemorar la primera experiencia de Albert Hofmann con el LSD en 1943, una exposición accidental a la sustancia que tuvo lugar tres días antes del autoexperimento premeditado, el 16 de abril. Como esa fecha era en mitad de semana, eligió el día 19 para honrar la primera exposición intencional del químico suizo a la sustancia. Te preguntarás dónde aparecen las bicis en esta historia; debido a los efectos del LSD, Hofmann tuvo que ir a su casa en bicicleta por la prohibición de los vehículos motorizados durante la guerra. Hofmann descubrió los efectos del LDS durante su famoso viaje en bicicleta de vuelta a casa.

El día se creó para promover el uso de este medio de transporte, destacar sus beneficios para la salud, llamar la atención sobre los derechos de los ciclistas y mejorar la movilidad sostenible.

Madrid cuenta con BiciMAD, un servicio de alquiler de bicicleta eléctrica pública dirigido a todos los ciudadanos y visitantes de la capital de forma ininterrumpida durante las 24 horas del día los 365 días del año.

La bicicleta como medio de transporte urbano queda regulada por los ayuntamientos de cada ciudad. En concreto, una ordenanza madrileña impone que deben llevar un timbre. Además, asegura que está prohibido circular sin elementos reflectantes debidamente homologados.

En cuanto al uso del casco, no es obligatorio, excepto para los menores de 16 años, que deberán llevarlo puesto. Por otro lado, las bicicletas están consideradas un vehículo más en la carretera, pero siempre deben ocupar la parte central del carril derecho.

En cuanto a su aparcamiento, no pueden usarse los espacios reservados para motocicletas, y podrán estacionar en la calzada junto a la ocupando una anchura máxima de 2 metros. Por último, cuidado con los árboles y otros elementos vegetales, porque no pueden usarse para anclar la bici.