¿Cuántos de vosotros os quejáis de la caída del cabello en esta época? ¿Quizás también de dolores musculares? ¿Qué dirías si un amigo os sugiriese vino con veneno de serpiente? Probablemente pensaríais que series como Sabrina o libros como Harry Potter han hecho mucho daño a sus seguidores.

En este caso y, sin desmerecer la hipótesis, hay que aclarar que nada de eso. El vino de serpiente es la última moda llegada a Europa. Procedente de Asia y con un importante mercado en Vietnam, China o Thailandia presenta como una bebida exótica y muy beneficiosa.

Desde tiempos de la dinastía Zhou en China, unos 1000 años A.C, este curioso caldo se viene utilizando por sus propiedades curativas: calvicie, miopía, virilidad… Al parecer el brebaje elaborado a base de arroz, vino y el cadáver de una serpiente venenosa muerta sirve igual para un roto que para un descosido.

Últimamente el consumo del “vino de serpiente” es uno de los atractivos turísticos de los países que lo producen. A pesar de que su aspecto amarillento pueda resultar un poco “desagradable” se asegura que tiene un sabor muy dulce.

De momento, y aún sabiendo que muchos estaréis deseando testar semejante manjar, habrá que esperar a viajar a alguno de estos países y que su exportación esta prohibida, entre otras razones, porque las especies que se utilizan están en peligro de extinción.