Nos encontramos ante un Chef muy extrovertido y natural, igual que su cocina. Su experiencia de más 15 años en el mundo de la hostelería le proporcionado una filosofía muy sencilla de cocina, buen género y recetas reinventas.

El mestizaje es su principal éxito, productos base de buena calidad con toques fusión de otras culturas. Todos sus platos tienen un resultado muy minimalista, no hay excesivo color y colocación ya que están pensados para que se coma todo de ellos.

Su gran inspiración y maestras es su madre, quizás por ello para él la cocina tradicional sea tan importante. Aún así confesa cocinar pensando en su mujer su madre y sobre todo para él, lo que a él le gusta. Su primer crítico es él mismo.

Define su cocina muy tradicional-mediterránea , fusión y muy de autor. Comida fusión debido a todos los viajes que ha realizado, bases muy mediterráneas pero con toques de distintas culturas.

Lo que define a sus platos es el producto
, la descripción de ellos es muy sencilla de hecho es lo primero que aparece para que en todo momento saber que estamos comiendo.

Su ingrediente estrella es la esencia de carne, truco de él y del 80% de los cocineros, aunque su verdadero truco es utilizar productos básicos como la patata pero presentados de una forma distinta, para que no sea más de lo mismo.
No puede disimular su predicción por platos como los callos o la carrillada, muy típicos, muy de casa.

Recetas de toda la vida revisadas, pero sin pretensiones ni esnobismos. Lo que le identifica es ese mestizaje que tienes su platos.
Si le preguntamos que si se declina más por el dulce o el salado está más que claro que el salado es su punto fuerte y predilección, incluso considerándolo un fallo personal ya que no llega a los postres cuándo el come.

Nos confiesa que su vocación por la cocina viene dada por su madre, la que como ya hemos comentado piensa que es la mejor cocinera. El estudiaba para historiador pero finalmente realizando trabajos de estudiante encontró su vocación, la cocina.

Tan tradicional es su cocina como su primer recuerdo vinculado con la comida. Su abuela hirviendo leche recién ordeñada delante de sus 11 nietos esperando a que sacara la nata y ponerle azúcar. Ese es su primer olor y recuerdo culinario.

Nos explica que su referencia a la hora de preparar sus platos es comiendo por ahí, pasearse por mercados, lonjas, viendo una película malísima y pensando que hay en la nevera y qué podría hacer con eso.

Siempre tiene cerca una libreta dónde apunta todas sus ideas, luego las une y les da sentido, las usa cuándo tiene que hacer una carta o una sugerencia.

Si le preguntamos a Alberto por vino, nos recomienda por denominación de origen son por platos. “Para unos chipirones rellenos de foie un buen Brut nature cava siempre antes que champange , carrillada con un ribera del Duero crianza ya que Burgales, un reserva Ribera del Duero para un buen solomillo buey y, boquerones con un Alvariño o un Pendes, la lubina y las cocochas con un Verdejo seco, boquerones con un Alvariño o un Pendes, pulpo con un cava rosadito. Y los arroces al gusto, pero para los de pescado con Verdejos y los de carne con Rioja con seis meses de roble o crianza.”

Su plato favorito es como él, sencillo. Nos habla de su predilección por la ensaladilla rusa hasta en los bares de carretera, siempre y cuando no sea congelada.
Un consejo para alguien que está empezando, que haga lo que haga lo sienta y le apetezca, le guste.”Que le ponga muchas ganas y cariño, más que conocimiento. Porque es un horario muy malo y si no te realizas trabajando en hostelería en 7 años estas quemado.”