Los madrileños amantes de la cultura nipona tendrán la oportunidad de disfrutar y aprender distintas artes como Ikebana, escritura de Kanjis, o los tambores TAIKO mientras degustan ginebra japonesa.

De jueves a domingo y hasta el 14 de diciembre, en la calle José Abascal 21, de la mano de ROKU GIN, ginebra artesanal japonesa, los enamorados de Japón podrán sentirse más cerca de este país, gracias a las actividades programadas:

Desde la delicada y complicada creación de arte floral Ikebana.
Una tradición denominada “el camino de las flores”, la cual es una elegante artesanía donde la naturaleza es la protagonista de estas piezas famosas por su simplicidad.

Además, se podrá disfrutar en directo de la actuación del grupo de Taikos, arte musical japonés a base de tambores ceremoniales. Todo un arte que hoy en día siguen incluyendo en celebraciones importantes.

Los talleres de IKEBANA tendrán lugar de 19:30 a 21:00 los jueves y viernes de diciembre, mientras que los sábados de dicho mes será de 16:00 horas a 21:00 horas.

La muestra de los TAIKOS será el 14 de diciembre en dos pases a las 19:30 y 20:15 horas.


ROKU, LA GINEBRA QUE TE DESCUBRE JAPÓN

Roku es la ginebra que te va a descubrir una cultura diferente. Esta ginebra está cuidadosamente elaborada por artesanos japoneses con una meticulosa atención por el detalle. El proceso tiene como resultado un sabor, intensidad y una textura completamente atípicos en el mundo de las ginebras.

ROKU significa “seis» en japonés, y todo en Roku gira en torno a este número. Incorpora seis botánicos japoneses tradicionales, muy distintos a los conocidos y usados en la clásica elaboración de las ginebras. Estos botánicos son: flor de Sakura, hoja de Sakura, piel de Yuzu, té Sencha, té Gyokuro y pimienta Sansho que son recogidos, destilados y mezclados por los artesanos japoneses de la Casa Suntory en Osaka, Japón.

Cada uno de estos botánicos se recolecta siguiendo la filosofía ‘shun’, es decir, que se recogen solo cuando están en su punto justo de maduración, según la estación el año, lo que permite alcanzar los niveles máximos de sabor y perfección.